Diagnóstico por imágenes en medicina nuclear

La medicina nuclear es un tipo de diagnóstico por imágenes que emplea cantidades muy pequeñas de materiales radiactivos, denominados radiofármacos, para ofrecer imágenes detalladas de los órganos de un paciente. Los médicos luego utilizarán estas imágenes para diagnosticar una enfermedad y tratarla.

La medicina nuclear ayuda a los médicos a diagnosticar y tratar una variedad de afecciones, entre ellas:

  • Enfermedades cardíacas
  • Enfermedades gastrointestinales
  • Enfermedades del sistema endocrino
  • Trastornos neurológicos
  • Varios tipos de cáncer

La medicina nuclear permite realizar un diagnóstico por imágenes preciso y capaz de identificar la actividad molecular dentro del cuerpo. Esto significa que los médicos tienen una mayor posibilidad de detectar enfermedades en sus etapas iniciales, mucho antes de que se evidencien problemas médicos con otras pruebas de diagnóstico. Esta detección temprana permite que la enfermedad sea tratada prematuramente cuando hay mayores probabilidades de un pronóstico exitoso.

La medicina nuclear funciona porque los radiofármacos son atraídos por órganos, huesos o tejidos específicos. Los radiofármacos utilizados en medicina nuclear emiten rayos gamma que pueden ser detectados externamente por tipos especiales de cámaras. Estas trabajan en forma conjunta con computadoras que se utilizan para generar imágenes y brindar datos e información sobre el área del cuerpo de la cual se están obteniendo imágenes. La cantidad de radiación recibida a través de un procedimiento de medicina nuclear es comparable a la recibida durante una radiografía de diagnóstico.

En la actualidad, la medicina nuclear nos ofrece procedimientos útiles para un amplio espectro de especialidades médicas, desde pediatría hasta cardiología y psiquiatría. Existen casi 100 procedimientos diferentes de diagnóstico por imágenes en medicina nuclear. Todos los principales sistemas de órganos pueden diagnosticarse por imagen gracias a la medicina nuclear.