Tratamiento del dolor espinal

La columna vertebral no solo sujeta nuestra espalda y nuestro cuerpo, sino que también protege la médula espinal, es decir, el conjunto de nervios que va desde el cerebro hasta la parte inferior del cuerpo. Un canal óseo, denominado canal espinal, envuelve la médula espinal.

A medida que envejecemos, los ligamentos y huesos fuera del canal espinal pueden engrosarse y comenzar a ejercer presión sobre el canal espinal, lo que provoca su angostamiento. Este angostamiento se denomina estenosis espinal y puede producir dolor, adormecimiento y discapacidad cuando se comprime o pinza la médula espinal. Cuando este angostamiento se produce en la espina inferior, se denomina estenosis del canal espinal lumbar (LSS).

Opciones de tratamiento para LSS

Las opciones no quirúrgicas para tratar la LSS incluyen medicamentos, descanso y fisioterapia. No obstante, las opciones no quirúrgicas no corrigen la fuente del dolor de espalda sino que se utilizan para brindar alivio temporal.

También se suele requerir cirugía para obtener una solución más permanente en pacientes que padecen LSS. La cirugía tradicional es un procedimiento invasivo que requiere una larga incisión en la espalda del paciente, y puede significar largas estadías en el hospital y prolongados períodos de recuperación.